martes, 15 de mayo de 2012

Introducción a Primera de Timoteo

I Timoteo es una de las tres cartas lla­madas comúnmente (por los denomina­cio­nalistas) "pas­to­rales", las otras dos son II Timoteo y Tito. Desde luego Tim­oteo no era "pastor" en el sentido bíblico de la palabra; evange­lista, sí. Esta carta es muy semejante a la de Tito, y parece haber sido escrita por Pablo más o menos al mismo tiempo que ella, o posiblemente un poco antes, y para propósito seme­jante. Tanto Timo­teo, como Tito, habían sido dejados por Pablo en ciertos lugares para atender a ciertos problemas en las iglesias. 

I. El destinatario: Timoteo (I Ti 1:2, II Ti 1:2). 

A. Hechos 16:1-3 narra la primera informa­ción que tenemos en cuanto a él. 
B. Era hombre de fe no fingida, y bien instruido en las Escrituras del Antiguo Testa­mento (II Ti 1:5; 3:15). Su madre y su abuela tuvieron gran parte en esa instrucción. 
C. Fue enviado por Pablo para con­firmar y exhortar (I Tes 3:2, Hch 19:22, I Co 4:17, 16:10-11, Fil 2:19), como ahora fue dejado en Éfeso para esto y para tomar medidas contra falsos her­manos (1 Timoteo). 
D. Estuvo con Pablo durante su primer encar­celamiento (Fil 1:1; Col 1:1; Film 1), y desde Roma fue enviado por Pablo a Filipos (Fil 2:19-23). Después de ser Pablo liberado de prisión, evidentemente Timoteo le acompañó a Éfeso, donde Pablo le dejó (I Ti 1:3). 
E. Poco antes de la muerte de Pablo, se le mandó a Timoteo que procu­rara venir a Pablo en Roma (II Ti 4:9, 21). 
F. Timoteo fue encarcelado al­guna vez (He 13:23). 
G. Parece que Timoteo era de un carácter algo tímido (II Tim 1:6-7). 
H. Padecía de alguna enfermedad del estó­mago (I Ti 5:23). 
I. Desde su conversión, hasta la última men­ción de él en las Escrituras, Timoteo era hombre perse­verante en la fe. Su ge­nerosidad y completa falta de egoísmo eran sobresalientes (Fil 2:20-22). Su carácter era en verdad hermoso. 

II. El autor de la epístola: Pablo (I Ti 1:1). 

A. Parece que Pablo escribió primero una carta a Timoteo, la que lla­mamos I Timoteo, luego escribió la carta a Tito. Después, cuando estuvo encar­celado la segunda vez, escribió otra carta a Tim­oteo, la que llamamos II Timo­teo. 
B. Pablo había escrito desde Roma, cuando estuvo encarcelado la primera vez, las cartas llamadas "de la prisión", y tal vez Filemón sea la última de éstas, pues ya es­peraba pronto ser liberado de su prisión (Fil 2:24, Film 22). Después, al gozar otra vez de li­bertad, hizo algunos viajes de predicación. Es­tuvo en Creta, donde dejó a Tito, y en Éfeso, donde dejó a Timoteo. Fue a Macedonia, a Nicápolis, y tal vez hasta España durante este tiempo. Entonces fue encarcelado la se­gunda vez, y escribió II Timoteo poco antes de su muerte. 
C. El remitente de esta carta es, por lo tanto, el apóstol Pablo. 

III. La fecha 

A. Fue escrita más o menos al mismo tiempo que Tito. La escribió en­tre los dos encarce­lamientos. De Roma, Pablo viajó a varios lu­gares (en I Ti 1:3, se mencionan Éfeso y Macedo­nia; en II Ti 4:13, 20, Troas y Mileto; Fil 2:24 dice que esperaba llegar a Filipos; y Tito 1:5 habla de haber estado en Creta). Más tarde fue encarcelado por segunda vez en Roma, y allí escribió II Timoteo. 
B. Pablo esperaba ser liberado de la cárcel en Roma (Fil 2:24; Film 22). Durante este período de libertad (entre los años 62 y 67 d.C.), viajó a los lugares men­cionados en estas tres cartas referi­das. Si acaso logró su propósito de visitar a España (Ro 15:24, 28), fue durante este tiempo. Así que es posible que entre el 63 y 64 d.C. Pablo haya escrito la carta. 
C. Probablemente la es­cribió desde Mace­do­nia (I Ti 1:3). 

V. El tema de la carta 

A. La exposición de quienes en­señaban otra doctrina, en lugar de la sana doctrina. 
B. El gobierno y obra de la igle­sia local, inclusive la obra del evan­gelista. 
C. La conducta que corresponde al cris­tiano. 

VI. El propósito de la carta 

A. Fue recordar a Timoteo de su misión espe­cial en Éfeso, y de guiarle en ella. Había de mandar a algunos que no en­señaran diferente doctrina (1:3) y de en­señar ciertas cosas a los hermanos (4:6). Para esta obra bastaría la "sana doc­trina", el evangelio (1:10-11). 
B. El propósito de esta carta es similar al que tuvo Pablo cuando escribió a Tito (1:5). 
C. Pablo también escribió a Timoteo con el propósito de darle algunas in­strucciones per­sonales (4:12-16; 6:11-12). 
D. En general, toda la carta tiene el propósito de hacer saber cómo debe el cristiano condecirse en la iglesia de Dios (3:15). 

VII. La ciudad de Éfeso 

A. Aquí Pablo pasó más tiempo ininterrum­pi­da­­mente que en cualquier otro lugar durante sus viajes de predicación (Hch 20:31). Su trabajo tuvo gran efecto (Hch 19:10, 17, 20), aun precipitó un alboroto (Hch 19:40; 20:1). El discurso de Pablo a los ancianos de la iglesia en Éfeso, regis­trado en Hch 20:17-35, es con­movedor. Desde Roma, y mientras estaba preso en Roma, escribió la epís­tola a los efesios, más o menos en el año 61 ó 62. 
B. Era ciudad principal de Asia, en la costa occi­dental. Influía grandemente en las ciu­dades cir­cun­ve­cinas de Asia. Entre los dos en­carcela­mientos de Pablo, éste dejó aquí a Timoteo para que comba­tiera a los falsos maestros, condenando sus errores. El efecto de esta obra sin duda se ex­tendió a las demás iglesias de la región (Ap 1:11). 
C. Más tarde esta ciudad llegó a ser el hogar de Juan el apóstol, de donde es­cribió sus epís­tolas y Apocalip­sis, según creían algunos co­mentaristas primitivos. 
D. Tal era el campo en que Timoteo ahora se en­contraba con su comisión. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Material disponible

¿Antiguo o Nuevo testamento? Amor Fraternal Anécdotas Apocalipsis Apologias Bosquejos de sermones Caleb Carácter Catolicismo Comunión Conducta Confianza Curso para nuevos convertidos Desafíos Descargas Deuteronomio 30 Diferencias Personales Dios Disciplina División correcta de la Biblia Doctrinas y Religiones Echen sus redes El juicio final El matrimonio El Nuevo Pacto El Papa El perdón El Predicador El sufrimiento Esaú Estudios Exegéticos Evangelismo Personal Evangelistas Evidencias Científicas de la Inspiración de la Biblia Familia cristiana Fariseos Fausto Salvoni Fe en lo invisible Fortaleza Fundamentos Bíblicos Gnósticos Gustos Hebreos Hechos Hipocresía Historias Hombres de Dios Honrar a padre y madre I Corintios I de Pedro Iglesia de Cristo II de Timoteo II Timoteo 2:15 Ilustraciones para Sermones Introducción al N.T. Isaias Isaías 43 Jacob Jesus el Cristo Jóvenes cristianos Juan Juventud La apostasía La Biblia La espiritualidad La gloria venidera La hermenéutica La Iglesia Católica La importancia del buen ejemplo La obediencia la oración de Jesús La perseverancia La sal La santidad Literatura Apocalíptica Los beneficios de la risa Lucas Lucas 3 Lucas 4 Manual para el Crecimiento de la Iglesia (MCI) Martin Lutero Mateo Mateo 23 Mejorando las relaciones Ministros Obreros Open LP Oracion Padres responsables con la educación de sus hijos Personalidad Plantando Iglesias Propósito del Antiguo Testamneto Pureza sexual Radio ¿Que dice la Biblia? Radio de la iglesia de Cristo Radio de la Iglesia de Cristo en Perú Reflexiones Reprensiones Risoterapia Romanos Salvación San Nicolas de Bari Santa Claus Santidad Santificación Santo Sermones de Consagración Sermones devocionales Sermones Doctrinales Sermones evangelísticos Sermones Morales Sumo Sacerdocio Temor a Dios Temores Tus primeros 40 días VERSO DEL DÍA